HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

lunes, 4 de agosto de 2014

Vivir con una familia de intercambio

Ya me siento como en casa en La Paz, y sólo he estado aquí durante 4 semanas. Este hecho es una prueba de que mi familia de intercambio es increíble.

A su llegada, todos los voluntarios del Reino Unido tenían la impresión de que estaríamos viviendo en departamentos compartidos cerca del centro de la ciudad. Sin embargo, estábamos en un shock. Recuerdo al Director de País ICS, Eric, diciendo en el autobús  camino a la oficina que nos iban a presentar a nuestras familias de intercambio. Mientras escaneaba el autobús, vi algunas caras desconcertadas y uno o dos suspiros decepcionados. Resulta que somos el primer grupo boliviano que tiene una familia de intercambio y la decisión se tomó sólo unas pocas semanas antes de que llegáramos, cuando la logística cayó en su lugar. Sin embargo, al conocer la noticia mantuve una mente abierta. Pensé que esto podría ser una oportunidad de oro para aprender más español y sumergirme de lleno en una cultura diferente. Ahora que han pasado cuatro semanas, creo que tengo razón!

Mi madre de intercambio se llama Soledad y cuando ella se presentó a Ali (mi compañero de casa) y yo en la oficina, ella nos dijo que nos amaba. Desde ese momento supimos que eramos parte de su familia. Mirando hacia atrás, fue muy conmovedor ser recibido con tanto entusiasmo que definitivamente dejo algunos nervios o temores de lado. Sin embargo, tal bienvenida no debería haber sido una sorpresa, ya que hay un fuerte énfasis en la familia dentro de la cultura boliviana. Es la máxima prioridad y todo el mundo se preocupa por el otro. Esto hace que Bolivia sea un lugar maravilloso para vivir!

Soledad tiene una familia bastante grande, con 3 hijos y varios nietos. Simplemente, Ali y yo somos otros 2 nietos para añadir a la mezcla. Ella es increíblemente amable y paciente, especialmente cuando se trata de nuestro español. Habiendo dicho esto, estamos aprendiendo rápido, y vivir con una familia de intercambio te fuerza a que practiques tu español todo el tiempo. Esta es una de las principales ventajas comparado a estar en un departamento compartido. De hecho, estoy convencido de que vamos a ser capaces de tener un impacto mucho mayor en el proyecto debido a nuestras habilidades lingüísticas mejoradas. Por ejemplo, yo ya estoy hablando con más confianza y fluidez con los niños de mi centro de ChildFund, lo que permite crear relaciones más fuertes.

En la mañana cuando nos despertamos habrá tostadas y un batido de plátano con leche esperándonos. A veces hay incluso panqueques o pan con huevo. Luego en la noche, Soledad a menudo hacer deliciosas comidas tradicionales como la sopa de maní. Ella incluso se preocupa por mi vegetarianismo, que yo estaba dispuesto a renunciar durante este voluntariado. No se puede pedir más que eso!

La hospitalidad incesante de Soledad me ha hecho sentir un poco culpable a veces. Si no cerramos la puerta del dormitorio cuando salimos por la mañana ella, sin duda, tenderá nuestras camas. Para dar otro ejemplo, hace unos días nos dimos cuenta de que nuestra ropa sucia había sido recogida  del piso de la habitación, lavada y puesta a secar! Eso fue un poco extremista, ya que la mayoría de la ropa de Ali ni siquiera estaba tan sucia! Pero bueno, hemos tratado de explicar que estas cosas no son necesarias, pero al final del día, sólo tienes que amar a Soledad.


Lo que más me gusta de vivir con una familia  de intercambio es que realmente experimentas y atestiguas la verdadera forma de vivir a lo boliviano. No me siento como un extraño, a pesar de que obviamente lo soy. He ido a la exposición de arte de mi tío de intercambio, subí a las montañas del barrio con los otros nietos, me senté a comer un domingo con toda la familia, ví los mismos programas de televisión y tomé los mismos autobuses. Me siento integrado y tengo la oportunidad de entender las diferencias entre las culturas de manera más precisa. Sin lugar a dudas, vivir con mi familia de intercambio ha sido una de las experiencias más valiosas de mi vida hasta ahora.

Escrito por Richard Sweetman y traducido al espanol por Alejandro Reque.

Para leer la version original, haz clic aqui: childfund.internationalservice.org/living-with-host-family

No hay comentarios.:

Publicar un comentario